Prendan los fogones,esto está que suena

La representación de la comida en el género salsa

Alejandra Salamanca y DJ Dirty Salsa*

COCINANDO. Con los ritmos alucinantes de esta canción compuesta por el  percusionista Ray Barretto, abre la película Our Latin Thing (Nuestra cosa latina) en 1972. Allí se registra, de manera documental, un fenómeno cultural que es eco de los nuevos sonidos latinos del momento. Desde lo profundo del estómago nace, lo que Outes-León define como el espacio sónico radical; el saber y el sabor se vuelven difusos y se entremezclan, en este juego se cocina la clave, el sonido distintivo creado por migrantes latinoamericanos y que se transforma en lo que conocemos hoy como salsa.

Los ritmos de esta música empiezan a invadir rápidamente los barrios de Nueva York. El orgullo latinoamericano explota. Este género que es un compendio de los distintos sonidos de Ámerica Latina, logra expandirse con rapidez hacia otros continentes. La salsa es la música que permite crear el tercer espacio y consolidar una geografía sónica del sur.

 Las ideas que transitan alrededor de este género, no están explícitamente conectadas únicamente con el sonido y la clave distintiva de 2/3 o 3/2, sino  con la construcción social de valores que giran alrededor de su sonido específico. Particularmente, la salsa transmite nociones de la identidad latina en movimiento desde un sentir migrante. Las formas de reafirmar la identidad fuera de casa, empieza a construirse en las imágenes y símbolos importantes para los músicos.  Estos símbolos se difunden rápidamente mediante las canciones y en la escena nocturna en los que la salsa emerge como cómplice de cuerpos calientes que buscan encontrarse en el baile.

Los compositores y disqueras de la época entienden ágilmente que los nombres de las ciudades, sus personajes y por supuesto todos los íconos de los imaginarios que transitan en el “ser latino”, empiezan a ser elementos fundamentales para atraer oyentes y consolidar esa latinicidad que busca comerse el mundo. En este sentido, las cocinas populares aparecen como ese pariente del ritmo, que contienen dentro de si muchos de los códigos que nos hablan de los territorios, frutos y gustos. La inclusión de los platos tradicionales en las composiciones empieza a ser mucho más reiterativa a partir de un nuevo puente entre los artistas residentes en Latinoamérica y los que se encuentran en Estados Unidos y Europa.

Cocinando el ritmo

Desde cualquier coordenada geográfica, este género musical no puede dejar por fuera los elementos diferenciales de festejo y sabrosura. La fiesta caribeño-antillana, es si o si acompañada por fogones de maestras que suben el nivel a punta de puro sabor gustosito, picante, sofrito y rebosado. La comida se convierte en ese elemento semiótico para explorar la identidad a través de la música. El alimento es según Appadurai, una creación compleja de códigos que nos une o nos distancia a través de las creencias y de los valores morales que los ingredientes, olores y sabores contienen dentro de si para una cultura.

En el caso de este género musical, la comida es usada como un símbolo diferencial que nos distingue del resto del mundo. El orgullo latino se vuelve explicito en ese repertorio extenso de recetas heredadas de generación en generación. La comida se convierte en una metáfora para explorar ese sabor que reside en los cuerpos de los músicos, y que se propaga en los sonidos de la SALSA.  En la calle, en los mercados, en las cocinas, en las fiestas se encuentran nuestros paisajes sonoros, y son esos mensajes que deambulan en forma de sonido, lo que convertimos en identidad y memoria. No hay cocina de herencia africana sin música o baile. La comida y la música están conectadas en la fiesta;  y su disfrute no es completo hasta encontrase al amanecer con un buen mondongo, como lo sugieren los Corraleros de Majagual, o con un buen Lechón, para que la fiesta coja sabor.

Salsa pa’ mojar

La salsa y la gastronomía crean una memoria conectada con nuestras raíces e identidad. Una de las cosas más bonitas de este género es su florecimiento desde exilio, sumergida en otros paisajes y a la distancia. La salsa es, esa nostalgia hecha ritmo, que en vez de llorar se celebra resistiendo.  Desde ella se empieza a transmitir los rasgos de una cultura, que a través de ritmos y letras encapsulan, el embrujo de las narrativas del español latino. Escuchar y cocinar son ambas formas de pertenecer, de reivindicar y exteriorizar nuestra cosa latina. La salsa es una de nuestras formas de reclamar el derecho a la diversidad, de celebrar con nuestros propios ritmos.

El sabor y el saber son símbolos de poder, es así como la palabra ¡Azúcar! de Celia Cruz se vuelve icónica. Ella alberga la fascinación por lo dulce. Pero también de forma indirecta, muestra la conexión histórica que tienen este ingrediente con la identidad cubana y caribeña. Las plantaciones de caña de azúcar, fueron fundamentales para impulsar la economía colonial a través del trabajo que hacían los esclavos traídos de África, para producir y llevar el valioso ingrediente a Europa y el resto del mundo, como argumenta Sidney Mintz en Dulzura y poder. El azúcar es utilizado para celebrar esa identidad negra que viaja desde África y se refugia en los cuerpos negros latinos. Esto es algo reiterativo en la música de Celia Cruz y en su forma de presentar los iconos, ritmos y símbolos conectados con la diáspora, como lo explica la cantante y compositora africana Angélique Kidjo.

La formula del uso de la comida en la salsa ha asegurado la existencia de muchos éxitos musicales como “El menú” de El Gran Combo de Puerto Rico (del 81), el cual describe parte del repertorio gastronómico de la cultura boricua:

A mi me gusta el chivo con vino, y el pescao con jugo de limón,
con pimienta y orégano el lechón, y el arroz con jamón y tocino.
Para ponerle sabor a un buen fiestón (…)
Y después que le pongan
Salsa, pa moja pa moja”.

 Así como la comida ha permitido la creación de muchos temas dentro del género, su introducción en las narrativas musicales ha logrado que a través de los años, las recetas tradicionales se sigan manteniendo en nuestras festividades. La aceptación de los valores sociales relacionados con los alimentos, sus valores y características, han salido de las cocinas, que normalmente funcionan en un espacio privado, a hacer parte del espacio público a través del sonido de la salsa. Uno de los logros de este género ha sido su capacidad de inmortalizar  los platos tradicionales e icónicos  de cocinas tradicionales, a demás de la cultura que hay alrededor de ellas.

El recurrente uso mixto de la palabra salsa, se establece porque no hay otro género musical que haya logrado encapsular en su nombre tal descripción explicita de su significado, de su identidad y de su mezcla como la SALSA.

“Y ahora presentamos a Joe Cuba, que con su ritmo sin igual va a cocinar

La salsa ya esta, para usted probar”

Tema: Cocinando – Joe Cuba 1966

Son incontables los discos y temas que reafirman que es igual de sabroso cocinar un plato como “cocinar” una canción. Sofreír, sazonar, fritar, meter en el fogón, la paila, la grasa, manteca y  mezclar, son palabras y  frases de uso continuo para describir los sonidos del ritmo. En paralelo, la cocina y la salsa logran transmitir una identidad viva que aún se sigue transmitiendo de generación en generación a partir de su movilidad. La salsa parte de un proceso de continuidad y de transformación como lo afirma Patria Román.

Échele salsita ¡Largar vida al género!

*Dirty Salsa es un DJ con una larga trayectoria en la noche bogotana, donde mezcla  un repertorio clásico salsero con nuevas propuestas e hibridaciones para enfrentarlas con sus orígenes. Participa en varios programas radiales difundiendo sus mixtapes y selecciones. Conduce el programa “Aguja ardiente” en Radio Mixticius.net, en donde hace selecciones estrictamente desde el vinilo.

Publicado por Frito en 2021

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s